SOLSTICIO VERNAL Y PLENILUNIO DE CÁNCER “LA CRUZ DEL INICIADO” part.II

 

vesicaLas energías solstisciales y la super luna de Cáncer nos empujan hacia la manifestación de uno de los vehículos ritualistas de la humanidad: “el descenso por la puerta de los hombres”.

Todas las dinámicas y reconexiones cósmicas se sintetizan en este profundo viaje hacia la sabiduria innerente, donde la capacidad y la sutileza de nuestros vehículos, y la hipercomunicación psíquica que hemos desplegado y materializado entre reinos, nos permite adentrarnos en este tiempo probatorio, en este gran signo preparatorio, para generar la sublimación que da nacimiento a la “conciencia trascendente”, a la liberación de Prometeo (el hombre que recibió el fuego) y que de Cáncer a Capricornio consuma la realidad espiritual del Alma.

La conjunción del Sol y Júpiter en Géminis, la inteligencia Activa que personifica la “palabra” que acrecienta la conexión con el corazón del sistema, y que hace emerger los espejos de la ley cíclica, los campos astrales del Logos Planetario, nos desvelan la ruta hacia la propia trascendencia, hacia el principio de expresión divina de la  humanidad que en creciente comunión y fraternidad se eleva por encima de los reflejos del pasado, y del imaginario colectivo para sumergirse en la propia tribulación y la sagrada elección.

Su trígono a Saturno, fuego cósmico trasmisor de la mente de los siete esquemas planetarios y a Neptuno depositario de las llamas solares de Sirius, convierten el encuentro estelar en una potente influencia para la mente que se dirige a la síntesis de su propia expresión, dando los primeros pasos hacia el elevado vehículo budhíco, donde la actividad se descentraliza del YO, expandiénose hacia los destellos de la iluminación.

Mercurio, triángulo de fuerza iniciática junto a capricornio y la humanidad, actúa en este viaje como principio mediador que relaciona los tres aspectos de la mente (abstracta-manás puro, el hijo de la mente-alma, y concreta-inteligencia activa), empujando al ser humano a una crisis de percepción mental, donde la creencia y el subconsciente colectivo puede ser trascendido permitiendo el sublime nacimiento de la conciencia intuitiva, “la voz” verdadera que se levanta sobre el salón de los espejos.

“Una prueba que evoque su elección más sabia…que deba decidir que voz de todas las muchas voces, despertará la obediencia de su corazón” (Cáncer el Mito).

La conjunción de Mercurio y Venus en Cáncer influencian “la casa iluminada” el incipiente renacer del hombre divino, del hombre hermafrodita, Mercurio (Hermes)-Venus (Afrodita), aquel que ha fusionado Padre y Madre, aquel que sabe que ES Espíritu y Materia, aquel que ha trascendido la mente y la emoción y que desde su propio silencio comienza a manifestar la ciencia divina del hombre.

Venus, prototipo primario de la Tierra donde se ha desplegado ya el hijo de la mente, difracta sobre los étheres el estímulo y la inspiración del plano búdhico, generando una alta actividad vibratoria de los centros que ha de conducir la fuerza magnética del plexo solar y la hipersensibilidad del centro corazón tanto individual como planetario, al centro laringeo (centro de actividad de la inteligencia activa o Ángel Solar).

La vulnerabilidad del peregrino y buscador a todas las “voces” e influencias energéticas, se supera en la creciente concentración vibratoria del centro laringeo, donde la presencia es capaz de elevarse, donde la mente es trascendida y puede ahora desplegar su actividad pura, su conciencia ilimitada sin distorsión emocional ni psíquica.

Urano influencia potencialmente desde el inicio el “despertar” del hombre hacia su trascendencia. En estos días su poder sintetizador actúa principalmente en el campo mental  introduciendo dinámicas de la mente cósmica (Sirius) a través del fuego eléctrico que capacita al ser humano para los trabajos mayores venideros.

Llega pues un fuerte periodo de fuerza dirigida a generar la segunda crisálida hacia la trascendencia.

Una vez los vehículos inferiores estan activados y receptivos a su recién descubierta dinámica evolutiva-solar, llega el momento de la mente, el tránsito de la inteligencia a la intuición, el despliegue del mundo subjetivo que ha trascendido la polaridad y expande desde su propio centro hacia la gran transformación, hacia la revolución mental, el big-bang  donde se inicia una nueva era, una nueva raza, una nueva edad dorada.

El descenso por la angosta y oscura puerta de los hombres es un viaje iniciático profundo. La cruz del iniciado que es capaz de concentrar el propio silencio elevándose por encima de la hiperactividad sensible que contacta…el viaje del ser que escucha su verdadera esencia entregando sus creencias y su propia identidad al misterioso y oscuro vientre de la forma, donde la sabiduría se replegó y de donde ha de resurgir después de eones de ley cíclica.

Es un tiempo de tribulaciones internas en busca de la voz de la existencia. La aspiración, el deseo, el instinto, el intelecto, la intuición generan espejos y reflejos en una “maya” probatoria que marcará este tránsito hacia la “puerta de los dioses”.

Sumergirse en el viaje profundo del misterioso silencio, donde uno es capaz de disolver el conflicto del juicio y la aspiración espiritual, donde uno es capaz de propiciar la “serena expectación” dejando nacer sin influencia, dejando expresarse sin ataduras la ilimitada creación del propio SER, nos permitirá expresar “la casa iluminada”, el sistema femenino, la  tierra de la siembra, la Madre del nuevo hombre divino, que ha trascendido la mente y se ha elevado sobre el inconsciente colectivo para dirigirse con paso firme y nueva vestidura a la auto-conciencia divina de Leo.

NOTA: El contacto con las fuertes energias solstisciales y del plenilunio ha de producir una creciente actividad de los centros magnético y sensible. Los espejos, las voces, las tendencias, las dinámicas que contactamos desde todos los planos y subplanos cósmicos, deben ser trascendidas para encontrar la propia VOZ, la pura actividad sin distorsión del Ser que ha iniciado el sendero de retorno.

La mente debe “vaciarse” de todo lo aprendido y establecido. Los pilares sobre los que el imaginario y la creencia se levanta caerán desde todos los ángulos para dar nacimiento al “hijo de la mente”, a la semilla crística que “sostiene” el universo y convierte los opuestos en complementarios.

Un renacer como decían los egipcios, una tumba como narraban los hebreos. El solsticio y las fuerzas de cáncer suponen el fin del hombre antigüo, el fin de las cadenas del karma y de cronos…El principio de una nueva raza que abandona el servicio (piscis) para convertirse en salvador (acuario).

“Lo que yo te digo en la oscuridad, háblalo tú en la luz”

Namasté

Anabel.C.Huertas

http://angelesdebarro.com

Esta entrada fue publicada en Astrología, cambios, Despertar de conciencia, Eventos Cósmicos, Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s