La Cuarta Dimensión mental

blupurpleface

La Cuarta Dimensión mental

Como los científicos de mente abierta están ahora confirmando, la Creación consta de un número infinito de frecuencias o dimensiones de vida que comparten el mismo espacio del mismo modo que las frecuencias de radio y televisión lo hacen.

En este momento estamos sintonizando al mundo tridimensional o la tercera dimensión y por tanto eso es lo que percibimos como realidad. Pero, como con la radio y la televisión, todas las otras frecuencias están transmitiendo al mismo tiempo y si cambiamos nuestra sintonía podemos conectarnos con otra frecuencia diferente a la tercera dimensión. Así es con la conciencia humana.

Todos podemos sintonizar con nuestra conciencia a otras longitudes de onda y conectarnos con información y conciencia operando a esa frecuencia. Es simplemente la habilidad de mover el “dial” a otra “estación” o dimensión. Es desde otra de esas dimensiones que la raza Serpiente, los Anunnaki, está gobernando a este mundo “poseyendo” ciertas corrientes de linaje.

La “estación” desde la que los reptiles funcionan es la cuarta dimensión, la más cercana a este mundo físico. La dimensión de la mente por excelencia, el morbo y la alimentación con energías de muy baja frecuencia asociadas al miedo.

Los reptiles operan ocultamente a la conciencia de la raza humana. Su expresión física vive bajo el suelo e interactúa en las bases subterráneas con científicos y jefes militares humanos e híbridos humano-reptiles. También emergen para participar en algunas abducciones de humanos. Pero el control principal viene por la posesión completa.

Estas líneas híbridas de cruzados humano-reptiles llevan el código genético reptil y por lo tanto pueden ser por lejos más fácilmente poseídos por los reptiles desde la cuarta dimensión inferior. Estos linajes se volvieron aristocracia británica y europea, -las familias reales- y, gracias al extenso Imperio Británico, fueron exportados alrededor del mundo para gobernar América, África, Asia, Australia, Nueva Zelanda y más.

Estas líneas genéticas son manipuladas hasta los puestos de poder político, militar, de los medios, la banca y los negocios y por lo tanto, estos puestos son retenidos por reptiles de la cuarta dimensión escondiéndose detrás de una forma humana o por marionetas mentalmente controladas por estas mismas criaturas. Operan a través de todas las razas, pero predominantemente la blanca.

Como es bien reconocido, hay un área del cerebro humano hasta el día de hoy conocida como el cerebro reptil, producto de su intervención genética. Pero además de éste, tenemos el cerebro mamífero y el cerebro neocortex. Estos últimos mucho más evolucionados que el primero.

Aquí te hago otra pregunta, ¿no te resulta extraño que teniendo cerebros mucho más evolucionados que el reptil, nos sigamos dejando gobernar por él? Acaso, ¿no te extraña que nuestra conducta sea individual y socialmente reptil?

Ese cerebro reptil nos imprime el comportamiento agresivo, la territorialidad, el ritualismo y el establecimiento de jerarquías sociales, donde en los hechos no todos tenemos acceso a los mismos derechos y donde vale la imposición del más fuerte.

Cuando el feto humano se está formando en un bebé pasa por muchas fases que se conectan con los mayores puntos evolutivos en el desarrollo de la forma física actual. Éstas incluyen conexiones con mamíferos no-primates, reptiles y peces. Esa porción reptil es la que nos domina, bajo la pulcra guía de los reptiles de la cuarta dimensión.

El tema común de toda investigación respecto a los reptiles es que son sin emociones y sin sentimientos y en el cuarto nivel dimensional, se alimentan de la energía de emociones humanas vibratorias bajas como miedo, culpa y agresión. Cuando emitimos tales emociones su energía no puede ser vista en este mundo porque resuena a la frecuencia de cuarta dimensión y allí es absorbida por los reptiles. Cuanto más de estas emociones puedan ser estimuladas en nosotros, más energía tienen los reptiles con que trabajar.

Por lo tanto, tenemos el estímulo de escasez, desconfianza, guerras, genocidio humano, la masacre masiva de animales, las perversiones sexuales que crean energía negativa altamente cargada, y ritual de magia y sacrificio.

Lo que está claro es que mientras los Anunnaki se cruzaron con muchas razas de la Tierra, la raza blanca ha sido su vehículo principal para apoderarse del planeta y los Draco “de la realeza” en la cumbre de su jerarquía son blancos albinos. Significativamente, cuando se estudian los relatos antiguos, muchas de sus creaciones híbridas tenían pelo rubio y ojos azules.

Quiero volver al asunto de la religión, una vez más ya que nada ha servido más al Programa reptil que la religión.

Todas las principales religiones del mundo, Hinduismo, el Cristianismo, Judaísmo e Islam, salieron de exactamente la misma región de Medio y Cercano Oriente. Estas religiones fueron diseñadas para aprisionar la mente y envolver las emociones con el miedo y la culpa. Estaban generalmente basadas en alguna figura de “dios salvador” como Jesús o Mahoma y sólo creyendo en ellos y siguiendo sus mandatos podemos encontrar a “Dios” y ser salvados.

Sorprendentemente, miles de millones sobre miles de millones se han tragado este engaño durante miles de años, y todavía lo hacen. Eso los lleva a ceder sus mentes y sus vidas, imposibilitándose de acceder a su propio poder genuino personal y a su conexión directa con su parte espiritual.

Te cito algo que seguramente ya conocerás: fue venerado como el salvador de los hombres y llevaba una vida moral y humilde. Realizó milagros que incluyeron curar al enfermo, dar la vista a los ciegos, expulsar a demonios y levantar muertos. Fue condenado a muerte en la cruz entre dos ladrones. Descendió al infierno y se levantó de entre los muertos para ascender de regreso al Cielo.

Suena exactamente como Jesús, ¿no es así? Pero no lo es. Así es cómo describieron al salvador dios oriental conocido como Virishna 1.200 años antes de cuando se afirma que Jesús nació. La jerarquía de la iglesia, por supuesto, sabe todo esto y no quiere que lo sepamos.

La iglesia Cristiana está fundada sobre una fantasía. Si alguien requiere la confirmación de cuán fácil es para los pocos controlar a las masas, no necesita mirar más lejos que a los miles de millones de personas que han venerado historias difundidas estos pasados dos milenios. Y lo que va para el Cristianismo va para el Judaísmo, el Islam, el Hinduismo y cualquier otra.

Estas religiones fueron creadas por la misma fuerza para conseguir el mismo efecto y, por lo tanto, los mitos del dios salvador en todo el mundo antiguo tienen un plan de juego idéntico: nacimos con el pecado original y por tanto somos indignos. Podemos ser salvos creyendo en el “Salvador” y eso implica hacer lo que el clero diga. Si nos negamos, seremos excluidos de Su bondad para siempre.

La incoherencia del Cristianismo y la religión en general es la manera en que ha sido impuesto sobre las personas a través del uso del miedo, la culpa, la violencia y la anulación del pensamiento crítico.

El Cristianismo, fue diseñado para lograr otra parte vital del Programa reptil: la supresión de la energía femenina, la conexión intuitiva a niveles más altos de nuestra conciencia multidimensional. En cuanto sofocamos la propia energía femenina, la intuición, apagamos nuestra propia conciencia superior y nos domina la conciencia inferior, la mente lineal.

De este modo quedamos aislados de la propia expresión más alta de amor, sabiduría y conocimientos, y a merced de la “información” manipulada con la que se nos bombardea a diario.

Este es el por qué de de la imposición de un mundo en el que la energía masculina ha llevado la voz cantante en la sociedad. El estado de ser que conocemos como “hombre machista” es una persona desconectada de su energía femenina y por lo tanto profundamente desequilibrada.

El Cristianismo fue un bastión masculino desde su misma fundación, creado para suprimir la equilibradora energía femenina.

Para muestra, basta un botón:

“Las esposas se someten a sus maridos porque el marido es la cabeza de la esposa como Cristo es la cabeza de la iglesia. Ahora si la iglesia se somete a Cristo así las esposas deben someterse a sus maridos en todo.” (Efesios 5: 21-24)

El ataque sobre la energía femenina equilibradora y el acaparamiento del conocimiento resultaron en la persecución de “brujas” -canalizadores, médiums, psíquicos y videntes de todas clases. Estas comunicaciones con otros reinos habían sido una parte cotidiana de la vida pre-cristiana. A los canalizadores les dieron nombres como profetas, oráculos, vasijas de Dios y similares.

Dios, otro gran invento. Seguramente dirás que no dejo nada en pie y en verdad que no. Nada que no sea verdadero a mi experiencia comprobada personalmente. Nada, absolutamente nada de lo que estoy vertiendo en este escrito es un refrito de lo que otro haya escrito. En verdad, es mi experiencia directa. Lo que he tenido que revisar y recomponer de mi sistema de creencias, sistema alimentado por la mentira social imperante en este planeta-cárcel del que ahora me libero para seguir en él, porque lo amo, pero de manera sana y libre, mucho más libre que hasta ahora.

Recuerdo, años atrás, cuando Rowina me comentaba que había constatado que Dios era una imposición y que en realidad esta Creación no era de origen paterno sino materno. Inmediatamente le respondí, “¡lo sabía!”.

Sí, lo sabía; sabía que la cosmovisión imperante no era real porque sentía que la injusticia y el despotismo no podían venir de un “creador” amoroso. Es así como abracé a la Madre Creadora de todo lo que es. Desde entonces, vivo en paz con ella y he logrado deshacerme del impostor con cierta facilidad, debo reconocer.

La energía femenina Es. De ella depende toda la vida manifestada. Ella es la Conciencia, aquella que habita en nuestros corazones sintientes y que nos habla en silencio, en intuiciones, en pulsos creadores.

Ella es quien tiene la visión mayor, la visión inclusiva de la Vida; Ella es la causa de mi existencia y de la tuya también. Hechos a su imagen y semejanza quiere decir eso mismo, que somos con un bagaje de capacidades formidables que astutamente los Chitauri reptiles Anunnaki nos llevaron a olvidar y a no aceptarlo para nosotros.

Nos han inundado de indignidad, a través de la manipulación que ya te he compartido. Tal vez haya sido la indignidad su mayor logro en nosotros. Sentirnos indignos es sentirnos no merecedores de Ser, sino de padecer y pagar culpas. No poder tener derecho a Ser. Vaya si lo consiguieron; hablo en primer lugar por mí y por toda la humanidad también. Basta mirarte con sinceridad y lo notarás también en ti. Indigno de Ser.

Pero cuando te animas a verte de verdad, cuando te animas a decir “éste soy yo”, te vuelves a reposicionar en la Verdad y comienzas tu camino de reunificación con la Madre Creadora. Ha estado allí, esperándonos y alentándonos a creer en nosotros mismos. Ése, es el único requisito, creer en nosotros y en nuestra herencia de Amor y de Verdad.

Con seres como Rowina y como yo –y espero que contemos contigo también- que nos animamos a cuestionar lo que nadie cuestiona, que nos animamos a bucear en nuestro pasado y en nuestro interior, que nos animamos a investigar con nuestras propias capacidades innatas, junto con Tierra, la conciencia humana despierta y las dimensione superiores a la tercera (ordenadas) estamos marcando una diferencia entre seguir en la rueda mentirosa de la causa y efecto, la rueda de la dualidad y nos incursionamos en la unidad de nosotros mismos.

Esa unidad está dada por una parte temporal y otra espacial; es decir, tiempo y espacio conforman una unidad de conciencia. Nuestro ser eterno nos ha bilocado. Una porción de mí está en el tiempo y la otra, yo mismo, estoy aquí, en el espacio.

Mi porción tiempo concibe, trae los mejores potenciales a mi porción espacio –yo en la tercera dimensión- para que las plasme como unidad creadora. De esa manera es como la Madre Creadora nos concibió victoriosos y plenos.

Para eso, he tenido que integrar algo tan difícil para quienes vivimos en Tierra de tercera dimensión. Me refiero a la idea de que hay más yoes en unidad que somos al mismo tiempo pero en espacios diferentes.

La mentira paternalista chitauri nos ha aleccionado que solo somos lo que vemos, que una vez que morimos nada queda, a excepción de quienes se han entregado al dogma religioso imperante que dicta que quien así actúe será salvo en “otra vida mejor”, más allá de las tribulaciones locales –tribulaciones que ellos crearon.

Ya que te comento lo de la muerte, he de decirte que esa es otra mentira. Yo no acepto eso como una realidad para mí porque aceptar la muerte es aceptar la mentira. Aceptar la muerte es aceptar la limitación y el sin sentido de la vida toda.

 

Fragmento del libro “La Conciencia del Corazón”

Autor: Igneón

Descargar el libro completo:

La Conciencia del Corazón

discernimiento2

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La Cuarta Dimensión mental

  1. el libro explica mas sobre los “yoes en otras dimensiones”? Gracias!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s