El cambio depende de nosotros

9164_391104440971988_236102728_n

Para abordar el bombo de los medios en torno a 21 de diciembre 2012, será importante mantener una energía positiva y transmitir un mensaje de optimismo. En realidad no es necesario repetir el temor que creó el Y2K (11 de setiembre). Por ello nos gustaría hacer hincapié, no en el cambio que está ocurriendo, sino en cómo ese cambio nos afecta. Las emociones y la intención que enviamos al universo o mantenemos transforman nuestra frecuencia y, por lo tanto, nuestra vibración.

Las energías galácticas del 2012 son más fuertes que nunca. Empezaron a llegar hace casi tres décadas. Se trata de un proceso continuo de energía en el que nos encontramos y que no sólo se llevará a cabo el 21 de diciembre de 2012. El decreciente  magnetismo del planeta, junto con el aumento de las erupciones solares, ya ha estado impactando en nuestra conciencia, afecta al calentamiento global y la Tierra cambia. Hemos sido testigos del desmantelamiento de las estructuras que ya no funcionan, como Wall Street y el Muro de Berlín.

Desde un punto de vista espiritual, esto se asocia con la co-creación de la Nueva Tierra que ha estado ocurriendo durante los últimos años. No va a haber una delimitación marcada de Mundo Antiguo / Nuevo Mundo en el planeta, sino más bien un espectro de energías. Algunos países transportan energía del mundo más antiguo y otros tendrán más energía de la Tierra Nueva. Algunos serán más receptivos a la infusión de la luz y algunos permanecerán en la oscuridad. Dentro de nuestras ciudades habrá focos de luz, incluso dentro de nuestros barrios habrá gente del Viejo Mundo y los que llevarán la firma de vibración de este tiempo en el 2013.

Dentro de ti mismo habrá partes, sub-personalidades o arquetipos que ya han ascendido a la Nueva Tierra y otros que aún viven en las energías del Viejo Mundo. Algunos aspectos de ti todavía pueden estar influidos por el ego negativo o resistirse a la transformación. Estas energías coexisten dentro de ti y en aquellos en el camino espiritual hasta que la balanza se incline definitivamente a favor de las resonancias del Nuevo Mundo. En este sentido, el microcosmos refleja siempre el macrocosmos. Este no es un evento de todo o nada. Estamos en el proceso de renacer como Humanos Sagrados a medida que adquirimos más luz. Los esotéricos dicen que ocurrirá una transición gradual desde el Homo Sapiens al Homo Luminescente. Esto sólo puede ocurrir a través de una inteligencia más profunda y una conciencia colectiva.

Conciencia Colectiva

 La conciencia colectiva es un modo de conciencia que surge en la primera etapa transpersonal de la conciencia, cuando nuestras identidades se expanden más allá de nuestros egos. Una capacidad fundamental que acompaña a esta toma de conciencia es la capacidad de sentir intuitivamente y trabajar con las interacciones entre nosotros y con los otros campos de la energía física emocional, mental y espiritualmente. Por ejemplo, al igual que Gene Rodenberry imaginó un futuro en el que Spock de Star Trek podría hacer una “fusión mental” con los demás, cada vez más de nosotros estamos tomando conciencia de nuestra capacidad no sólo para intuir en los pensamientos y emociones del otro, sino también para pensar conscientemente y crear juntos sin comunicarnos a través de nuestros cinco sentidos.

 

La psicosis colectiva

CG Jung, el gran médico del alma y uno de los psicólogos más inspirados del siglo XX, tuvo una increíble visión de lo que se está desplegando actualmente, tanto individual como colectivamente, en nuestro mundo de hoy en día. Jung nunca se cansó de advertir que el mayor peligro que enfrenta la humanidad es el de caer inconscientemente en nuestro inconsciente de masa, de manera que nos convertiríamos en instrumentos para una epidemia psíquica que causaría estragos en el mundo, tal como lo vemos hoy.

 Jung escribe que las epidemias psíquicas son infinitamente más devastadoras que la peor de las catástrofes naturales. El peligro supremo que amenaza tanto a los individuos como a las naciones enteras es un peligro psíquico. “Estamos en medio de una psicosis colectiva que se ha vuelto tan normalizada que incluso muy pocas personas hablan de ella, en sí es una expresión de nuestra locura colectiva.

¿Cuántas cosas en realidad resulta que dependen de cómo la conciencia responde a la situación? Durante una manifestación colectiva del inconsciente, el gran peligro es un movimiento de masas en el que millones, o incluso miles de millones de personas caen en su inconsciente juntos, provocando una epidemia psíquica que genere una guerra apocalíptica que destroce la vida en la tierra y destruya la biosfera del planeta. Para citar a Jung: “El inconsciente funciona a veces con la astucia más sorprendente, organiza ciertas situaciones fatales, experiencias fatales que hacen que la gente despierte.” Una catástrofe sólo se puede evitar si hay suficiente gente despierta a lo que se nos revela y como actuamos al conectar nuestro inconsciente con el de los demás a fin de desactivarla, asimilar y transformar los efectos potencialmente perjudiciales del demonio activado. Podemos entonces, bajo la dirección del Ser, nuestra integridad intrínseca, ayudarnos unos a otros a marcar el comienzo de una nueva era de paz sostenible, entendimiento mutuo y cooperación. Nuestra propia existencia como especie en este hermoso planeta depende de esta realización.

Bendiciones para el Arrastre

 Cuando llegamos a ser arrastrados por el inconsciente, en palabras de Jung,  el inconsciente expulsa y suplanta en gran medida la función de la mente consciente. El inconsciente usurpa la función de la realidad y la sustituye por su propia realidad inconsciente. Se manifiesta en juicios sin sentido, inconmovibles y consagrados en la cara de la realidad “Cuando nos encontramos a nosotros mismos haciendo caso omiso de la evidencia factual y celebramos la “mágica” creencia que racionalmente sabemos que no es cierta, estamos bajo un hechizo, siendo “impulsados” por el inconsciente, que en ese momento está en el asiento del conductor. Los factores psíquicos que hacen posible la posesión son la sugestibilidad, la falta de discernimiento crítico, la falta de voluntad, la incapacidad de auto-reflexión, el miedo, la propensión a la superstición y los prejuicios. Los contenidos que más nos llevan cuando estamos poseídos por el inconsciente aparecen como fobias, exageraciones, afectaciones,  convicciones propias, idiosincrasias, planes persistentes, compulsiones y obsesiones, las cuales no están abiertas al debate o la corrección.

Debemos darnos cuenta de que cada momento de nuestra experiencia es inseparable de nuestra propia conciencia, reconocer que es fluida y por lo tanto, no objetiva, es “la naturaleza del ensueño” de la realidad. Al igual que las figuras de un sueño, la forma en que observamos el mundo, literalmente, evoca el mismo mundo que nos está observando. Esto significa que a través de nuestra propia conciencia podemos intervenir en la matriz subyacente de la creación y encontrar un punto de apoyo desde el que podemos cambiar el sueño que estamos teniendo en vigilia, que es “evolución en acción”. Curiosamente, muchos han despertado y ejecutan esta realización sin la cooperación antagonista de otras fuerzas que están secretamente aliadas y disfrazadas, catalizadores de la conciencia que aparecen como adversarios, bendiciones para este arrastre.

 

De la dualidad a la Unicidad

Al conectar con los reinos superiores de conciencia, nos movemos más allá de la existencia de un mundo polarizado donde las cosas son sólo blancas o negras, buenas o malas, y en su lugar experimentamos un continuo de energías. Para trascender nuestra dualidad tenemos que pasar a un estado de amor incondicional y de no-juicio a nosotros mismos y a los demás. En nuestro planeta, vamos a superar la dualidad con la mezcla arquetípica del Masculino Divino y el Femenino Sagrado.

El Karma y el Ego

Cuando vivimos en las energías de más altas dimensiones, la ley de causa y efecto o karma está en el asiento trasero de la ley de atracción. El mágico proceso de la sincronicidad guía el arte de la co-creación y la manifestación. Si estamos creando a partir de una parte consciente e ilustrada entonces nuestros resultados serán mágicos y sin la carga de asuntos pendientes y lecciones dolorosas. Estamos aprendiendo cómo manifestar la luz, el amor y la alegría.

Si estamos creando a partir de una parte inconsciente, entonces las lecciones kármicas y la sombra de la transformación estarán involucradas debido a nuestras heridas y a la resistencia del ego negativo, nuestras lecciones puede ser difíciles y dolorosas. Pero hay una olla de oro al final del arco iris. Una vez que transformamos nuestras tinieblas, ese aspecto se mueve hacia la luz.

No estamos tratando de matar o aniquilar el ego. El ego debe ser el siervo dispuesto de nuestra alma. Queremos ser el alma guiada e impulsada por oposición al ego. Los mismos paradigmas egoicos del dolor y el sufrimiento son transformados por un proceso de amor. El amor nos mueve más allá del ensimismamiento narcisista. El propósito más elevado del sufrimiento que coincide con las lecciones difíciles es la transmutación del ego. Con la pérdida de los mismos egos llega un vacío. Rellene este vacío con las emociones de octavas superiores como el amor, la gratitud, la alegría, y las energías actualmente presentes cuando nos acercamos a 2013.

Energías Celestiales Descendentes

La alineación actual que estamos experimentando a través del proceso de transformación nos permite llevar más energías sagradas celestiales a la Tierra. Se mueven hacia nosotros, lo que nos permite conectar más consistente con energía de la Fuente. No tenemos que morir y “elevarnos” para experimentar las facetas del cielo en la Tierra.

Se supone que debemos regocijarnos en estas vibraciones divinas, celebrar el renacimiento del paraíso interior y crear belleza y armonía en nuestras vidas. Recordemos que esto no es una experiencia polarizada, sino que se encuentra en una gama de frecuencias. Todavía tenemos días malos. Nos podemos deslizar hacia arriba y hacia abajo de este espectro basado en el nivel de conciencia que está llegando.

Como mensajeros de estas energías, no es necesario convertir a otros, sino que a través de nuestros modelos de conducta se va a producir un efecto de onda. Los que estén listos magnetizarán esta energía superior por la ley de atracción y la sincronicidad. Estos son tiempos emocionantes para estar viviendo y a veces son tumultuosos. Recuerde que este evento sólo ocurre cada 26.000 años. ¿No estás contento de estar en ello!

 En conclusión, entonces, es de la mayor importancia para nuestro florecimiento individual y colectivo apreciar la importancia de la conciencia planetaria y la espiritualidad en la apertura de un mayor acceso a nuestro encuentro con la Realidad. Hay más en la realidad que en cualquier narrativa cultural, religiosa o disciplinaria. El despertar de la lente global, el corazón y la mente mundial ha sido una preocupación perenne de nuestras grandes tradiciones espirituales a través de los siglos. Nuestro futuro depende ahora de hacer este cambio juntos.

Fuentes:

vitalitymagazine.com

awakeninthedream.com

collectivewisdominitiative.org

awakeningmind.org

learnoutloud.com

76995_390965790985853_1790358118_n

 

discernimiento2

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cambios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s