Curiosa palabra la felicidad…

Felicidad, palabra de cuatro sílabas que rima con…tranquilidad. Como diría Alicia en su pais de maravillas…Curioso, curiosísimo.

¿Que nos hace estar felices y tranquilos? ¿Una cuenta corriente? ¿Ahorros? ¿Un coche? Siempre se escucha a gente decir cosas como yo seré feliz cuando tenga un descapotable, o una casa en la otra punta del mundo, o seré feliz cuando tenga trabajo, o cuando me asciendan, o cuando me case, tenga hijos, cuando mi hija se gradúe, o cuando tal o cual persona sea feliz, y entonces yo seré feliz… Uf…

Es como para volverse locos. No es malo tener sueños pero diseñar la vida y basar la felicidad en lo que vas a conseguir, sinceramente…es un círculo vicioso. Porque cada vez queremos más, acumular miles de cosas sin sentido que guardamos como tesoros, Vestidos que solo nos ponemos en ocasiones especiales, cosas que solo comemos en ocasiones especiales…y creemos que lo que hace especiales a esas ocasiones es que se mantienen inalterables, son tradiciones, y siempre pensamos que viviremos lo suficiente para llegar a nuestra próxima cena familiar. ¿En serio? Yo no estoy tan segura. Hace algun tiempo leí un cuento de Jorge Bucay llamado El Buscador, que habla por si mismo. El caso es que nos habla de un cementerio, de alguien que anda buscando algo y llega allí, de unas tumbas de niños, “Vivió 8 años y 3 meses”. Eso es lo que ponía…Alguien que pasaba por allí le explica la verdad, no son tumbas de niños…La tradición de ese pueblo, es que a partir de los 15 años se les regalaba una libreta, en la que apuntaban cada momento que vivían intensamente, que eran felices, y así iban sumando hasta que cuando morían, ese tiempo calculado se grababa como su epitafio.

Y bien…¿Cuanto tiempo llevas “anotado en tu libreta”? ¿Lo habías pensado alguna vez? Muchos dicen que la felicidad es solo una suma de pequeños momentos en los que uno se siente realmente vivo…¿Pequeños momentos? Esto también lo dudo.

O al menos no se lo deseo a nadie…

La felicidad, que rima con tranquilidad, debería ser un estilo de vida, no solo una colección de fotografías en nuestra mente que se hacen difusas con el tiempo. No debería ser algo tan solo poco perdurable, tan poco trascendente…

Una profesora de filosofía que tuve, la monjita más pequeña de todo el colegio, la directora, que fue la que me hizo sentir mi primer interés en la psicología y la filosofía, dijo una frase que se me quedo marcada “Si el hombre cree en la libertad es porque existe” Puede sonar un poco teológico si cambiamos libertad por Dios. Pero si la cambiamos por…¿felicidad? ¿tranquilidad?

Me he planteado esta frase varias veces durante estos años, me hizo pensar…y tener curiosidad por saber más. Ella decía que la naturaleza humana, lo natural en nosotros, es ser libres, porque es lo que somos en nuestro interior. Y aqui si creo que tenía razón. Podemos elegir. Si, está claro que hay gobernantes que quieren que nos apretemos el cinturón, nos hacen promesas que luego no cumplen, tenemos jefes que nos dan órdenes, parece que nuestras decisiones no son nunca realmente nuestras…¿Pero que decisiones son esas? Decisiones sobre el dinero que ganamos, sobre como hacer nuestro trabajo, sobre como llevar nuestra vida en función de sus parámetros, pero no los nuestros.

Y le estamos poniendo precio y dueño a la felicidad, que rima con tranquilidad. Si, todos queremos vivir tranquilos, tener un trabajo que nos guste, un sueldo digno, un príncipe azul, la princesa prometida, y el caballo blanco de Santiago…Y creemos que así seremos…finalmente…felices.

La crisis económica y financiera que atravesamos debería enseñarnos a aprender, aunque si como dicen esto es cíclico, esta claro que nos encanta tropezar dos y 1000 veces en la misma piedra, pero yo…estoy harta de pedradas. Nos hemos metido en esto por gastar lo que no tenemos, por que siempre queremos más…Todo se puede financiar hoy en día, regalan tarjetas de crédito en los anuncios, en el banco, en un cartel en la parada del autobús…Y hace años, cuando todo nos explotó en la cara, las hipotecas estaban casi regaladas ¿Todo para que?

Todo para que no tomemos nuestras propias decisiones, para que seamos borregos que se encaprichan de todo lo que ven en la tele, para que la ropa no te quepa en el armario,que tengas un par de zapatos para cada día del año, que tengas todo lo que quieras y así, seas feliz…

Triste…y mucho. Le ponemos precio a la tranquilidad, a la felicidad….¿Porque a fin de cuentas la felicidad es vivir tranquilo no?¿Y si uno no vive tranquilo no es feliz? Pues no me da la gana…

Yo no vivo tranquila, estoy en paro y jodida como todos los españoles y muchos paises del mundo…Cada dos por tres suceden imprevistos, el dinero vuela, el trabajo no viene, muchas cosas parecen cambiar, todo dado la vuelta, o a lo mejor es que yo estoy cabeza abajo…En fin, todo un desastre…¡Pooooobrecita de mi!! Pero soy feliz. Y eso no es una maniobra de auto-engaño de mi subconsciente o mi ego…No es una vía de escape, ni una manera de demostrar algo. Es…mi estilo de vida.

Si has llegado hasta aquí y no decides dejar de leer, gracias. Creo que he escuchado a alguien por ahí decir…¡¡paparruchas!!

Mi felicidad, mi tranquilidad, amigos, la controlo yo, yo decido, nadie tiene derecho a meterse en eso, ni los poderosos, ni nadie. El otro día pensé…Vaya, la gente piensa que pongo todo lo que pienso en el Facebook y que necesito atraer la atención de los demás…Pero lo que no saben es que esos son un porcentaje nimio de todos mis pensamientos. Que son solo una ventanita a mi alma…Y nada más. No quiero que mi felicidad suponga del dinero que gano, de las conductas de otros, de las circunstancias. Quiero que sea algo solo mío, tan mío que me de el valor de compartirlo si así lo deseo, tan mío que incluso las peores circunstancias imaginables hagan que permanezca, tan mío que yo decida como quiero que sea, y no como la sociedad, los gobiernos, monarquias quieran. Me niego en rotundo…

La vida me esta apretando económicamente y es ahora cuando me doy cuenta, si uno basa su felicidad en el dinero, en algo que quiere conseguir, se obsesiona con lo que no tiene y lo feliz que sera cuando pase esto o aquello…no apunta nada en su libreta. Y esa libreta vacía, ese tiempo no vivido, será el epitafio mas ausente y triste de todas las tumbas del cementerio…O quizas el epitafio sería “Su vida vacía para la eternidad”

Porque eso a lo que llevamos dándole vueltas ya no sé ni cuanto tiempo, la felicidad, no es otra cosa que, como dice Jorge Bucay, “Tener la certeza de estar en el camino correcto” ¿Alguien dijo paparruchas? Claro, entiendo, que no estas donde quieres estar ni como quieres estar, las cosas no ocurren cuando quieres que ocurran, crees que no estas en el camino correcto. Entonces, estás comprobando la frase de mi profesora de filosofía, como tu crees que no estas en el camino que quieres, no estas en el camino correcto, y lo crees a pies juntillas. Primero, dile a tu ego que se calle, que hace mucho ruido y pocas nueces. Después, dale la vuelta a tu afirmación, si crees que estas en el camino correcto estarás en el camino correcto. Y el camino correcto no es el que tu quieres, es simplemente el que estas siguiendo…Pero no lo ves. Porque tu felicidad depende de tus circunstancias. Porque ya lo dijo John Lennon, la vida es lo que te pasa cuando estás ocupado haciendo otras cosas. Cuando haces planes, cuando dices…seré feliz cuando…y mientras tu libreta vacía…

“Un coche te da independencia”, no lo necesito, ya soy independiente…

“El dinero da la felicidad”, pero el precio a pagar es demasiado alto…

“Quiero un chalet con piscina” , prefiero un piso con terraza.

“Quiero que las cosas me salgan bien”, yo solo quiero poder tener la oportunidad de seguir viviendo.

Una lista interminable de quieros y necesitos…Me he dado cuenta de que si la vida me lo quiere quitar todo, puede hacerlo, pero siempre me tendré a mi misma, y eso, es lo único que yo necesito.

Soy feliz por ser quien soy, estar donde estoy, hacer lo que hago…¿podría mejorar la situación? por supuesto que si…pero no quiero que mi felicidad dependa del tiempo futuro ni quiero dejar para mas tarde mi libreta. Ser feliz no es tenerlo todo, es no tener nada y sentirte completo.

Y para los pocos valientes que habéis llegado hasta aquí, éste es vuestro premio, un poema de Rudyard Kippling que había olvidado y hace poco alguien me recordó.. Se titula..” SI”

Erunyauve

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Despertar de conciencia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s