TRANSICION INTERDIMENSIONAL

Durante la transición entre la tercera y cuarta dimensión la gente experimentará diferentes síntomas, dependiendo de la densidad en que realmente viven. Los cambios están sucediendo muy rápido a una escala global. Habrá nuevos patrones que llegarán a la sociedad en oleadas, y se espera que la gente llegue con cierta clase de problemas y de necesidades.

Mientras escribo esto, el planeta Tierra ya está pasando de su conciencia en la densidad de tercera dimensión a la conciencia de densidad de cuarta dimensión. Eso significa que el esfuerzo físico, la programación lineal y el tiempo cada vez serán menos importantes. En cambio, lo que uno siente y espera de la vida se convierte en lo más importante. Las cosas cambian muy rápidamente.

Nuestra labor en estos tiempos es la de dar el apoyo total a esta ascensión a cuarta dimensión y hacer el cambio lo más fácil y divertido posible. Lo que está ocurriendo es que las emociones y expectativas de la gente de pronto comienzan a influenciar enormemente el ambiente en que viven.

Diciéndolo de una forma más directa: la realidad de cada persona es creada por su propio estado interior. Cada uno consigue exactamente aquello que siente como ser individual.

En la tercera dimensión esto se hallaba muy amortiguado. Para lograr que algo ocurriera se requería tiempo y esfuerzo, y lo que uno sintiera no parecía tener mucha influencia en los resultados. En cambio ahora, todo lo que la gente tenga escondido surgirá de la derecha, de la izquierda o del centro. Cada vez será más difícil esconder cosas. Todo lo que uno ha mantenido oculto debajo del tapete saldrá dando tumbos. Todas estas cosas habrá que procesarlas en la vida, por pura necesidad.

Nosotros podemos ayudar en el proceso en una forma completa y efectiva, colaborar para que la persona adelante en el juego. Nuestra intervención no trata de erradicar aquel problema que la persona tiene que trabajar por sí misma. Solamente disolvemos aquello que impide que esta persona pueda vivir y gozar efectivamente del proceso que la vida le presenta. Todas las emociones reprimidas surgirán. Todo aquello que la gente teme tendrá que enfrentarlo. Repentinamente se les presentará aquello que más temían pero que nunca tuvieron que confrontar.

El planeta está volviéndose cada vez más dinámico y multi-dimensional. La frecuencia está incrementándose. Todo está ocurriendo más y más rápido. Todos aquellos patrones que estén fijos se volverán un lastre. Una idea fija oculta, o una emoción bloqueada, que tenía poca importancia cuando las cosas estaban en calma, repentinamente se volverá impedimento mayor, cuando las cosas tengan que moverse rápidamente. La vida comenzará a activar todos los asuntos no resueltos. En este proceso hay menos necesidad de usar nuestra inventiva para sacar esta energía estancada. Lo que necesitamos es ser muy flexibles para ocuparnos de lo que nos ponga la vida por delante para resolver.

También se incrementa cada día la importancia de que obtengas resultados completos y totales. Cada uno debe SENTIR el resultado correcto, entonces se alineará y se integrará el resultado. Imaginar realizaciones que no tienen ninguna conexión con uno, o trabajar duramente en una dirección para obtener resultados más positivos, nada de eso funcionará en este tiempo.

Fijaciones mentales, como: “la única historia verdadera”, la “forma correcta de ser”…, todo ello corresponde a formas válidas en la tercera dimensión. En la cuarta dimensión se trata de ser dinámicos y flexibles, teniendo en cuenta que hay muchas formas de ser, muchas historias, y que ya realmente no se trata de escoger una o la otra. Cualquier realidad o punto de vista es válido, solamente importa escoger aquello con lo que uno quiera involucrarse en ese momento.

La transición de la cuarta a la quinta dimensión será probablemente más dramática, pero todavía faltan algunos pasos por dar antes de llegar allí. Básicamente lo que confrontaremos será que todo aquello que pensemos se volverá realidad, con muy poquita amortiguación para detenerlo. Así que si uno está pensando algo diferente a lo que realmente quiere, muy pronto se le volverá un problema, porque lo conseguirá. Entonces tendrá que vérselas con aquello que creó. Por eso es esencial estar en perfecta alineación con uno mismo.
El Proceso de Transformación es una idea dinámica que debe ajustarse. Su aplicación debe enfocarse como un desarrollo de la conciencia colectiva que está progresando. Ciertos principios son eternos, pero su manifestación puede tener algunos cambios.

Si esta nueva conciencia de lo que pensamos y sentimos es ahora necesaria, cuando el momento llegue para asumir el paso a la quinta dimensión la realidad será todavía más drástica y diferente. Solamente consideremos una cosa: ese proceso de transformación no será algo de lo que uno pueda sentarse a conversar cómodamente sino que, mientras uno habla, se verá enfrentado a una interacción directa con las realidades que piensa.

MATERIALIZACIÓN

Hay diferentes modos de materializar que algo ocurra. El proceso de crear varía según la densidad del mundo en que vivamos. En caso de querer materializar algo, hay más pasos que dar mientras más baja sea la densidad en que nos movemos. Es conveniente saber en una forma simple cómo funciona la creación de nuestros propósitos en las distintas densidades:

3ª Dimensión: Espíritu- Pensamiento- Emoción- Esfuerzo- Materialización.

4ª Dimensión: Espíritu- Pensamiento- Emoción- Materialización.

5ª Dimensión: Espíritu- Pensamiento- Materialización.

6ª Dimensión: Espíritu-Materialización.

Si se quiere hacer algo en la tercera dimensión, primero espiritualmente se necesita tener el deseo o la intención de hacerlo. Se formula el pensamiento de qué y de cómo esto puede suceder. Luego se siente la urgencia de tenerlo, y se invierte mucho esfuerzo trabajando para alcanzarlo. Finalmente si estas etapas culminan, se obtendrá la manifestación de aquello que se desea en el universo físico. Hay que tomar nota de que a este nivel se requiere tiempo y esfuerzo.

En la cuarta dimensión no es preciso que transcurra el tiempo, ni hacer ningún esfuerzo particular. Se necesita, primero, la intención del espíritu. Luego se formula el pensamiento. En seguida se agrega el sentimiento y se espera con confianza el resultado. Lo curioso es que, tan pronto como uno ha completado estos pasos, la manifestación se da. La realidad externa de cada uno, a este nivel, será un reflejo de lo que se siente y espera. Lo que uno siente que ES la realidad SERÁ la realidad. No se necesita trabajar para obtener algo. De hecho, se logra mucho menos con esfuerzo que con el manejo apropiado de los sentimientos.

En la quinta dimensión el camino hacia la manifestación es todavía mas corto. Primero viene la intención espiritual, se formula el pensamiento y la realidad ya está ahí. La realidad externa se presenta como un reflejo de lo que enfoque la mente. No se requiere ni trabajo ni sentimiento. La realidad responde directamente al pensamiento enfocado.

En la sexta dimensión ni siquiera es necesario formular con precisión el pensamiento de lo que uno quiere. Ya la mente no es necesaria. La sola intención es suficiente para atraer la manifestación.

En la séptima dimensión ni siquiera hay separación. Tú eres todo lo que es. Causa y efecto suceden al mismo tiempo y tú lo incluyes todo en tu ser. En la primera y segunda dimensiones se incluyen más requerimientos que en la tercera. En la segunda hay que usar el esfuerzo para procrear y producir una siguiente generación que pueda llevar a cabo los pasos requeridos que conduzcan a la manifestación deseada.

Esto nos da una buena idea de las condiciones que se presentarán en los distintos niveles de densidad. Así comprendemos que al movernos hacia la cuarta dimensión se hace muy importante aclarar todos nuestros sentimientos, porque todo lo que uno sienta se materializa. La condición necesaria es aprender a sentir sólo lo que uno realmente quiere materializar. En la ascensión a la quinta dimensión nos veremos obligados a ir más lejos: aprender a pensar sólo aquello que intentamos materializar.

Existen niveles de expansión que organizan la amplia área en que un ser ha de mostrar claridad, flexibilidad, responsabilidad, creatividad, no-reacción, y un sentido objetivo de sentimientos

Via Enrique Amirola.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Despertar de conciencia, dimensiones, Eventos Cósmicos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s