Nuevas revelaciones – Neale Donald Walsch

El programa del cuerpo es la supervivencia, alimentarse, sentirse seguro y experimentar placer.
El programa del alma es muy diferente. El alma sabe que la supervivencia no es un problema como no lo son  todas las exigencias del cuerpo. Se sabe una manifestación localizada de la vida misma y no tiene necesidad de buscar seguridad ni placer, porque ella es todas estas cosas.

Es la manifestación individualizada del Espíritu Divino, quien es Todo aquello que Es. El alma es la energía vital del Universo concentrada y localizada que vibra en una frecuencia específica en un espacio y en un tiempo especifico. Una energía que vibra en un modo muy particular ; es un Flujo Singular de Vida Universal.
El alma usa el resto de Si Misma ( o sea la Energía de la Vida Universal de la cual es parte) como uno de los tres instrumentos con los cuales modelar una particular experiencia. La energía de la Vida Universal es llamada también Espíritu. Los otros dos instrumentos son el cuerpo y la mente.
El alma es aquello que somos. El cuerpo y la mente son lo que usamos para experimentar aquello que somos en el Reino de lo Relativo.
La casa del alma está en el Reino de lo Absoluto donde mora el Espíritu Divino. Tu alma actualmente se encuentra en el Reino de lo Relativo y está en  viaje de regreso a casa. Una vez  de vuelta se fundirá nuevamente con el Resto de Si Misma, o sea con el Espíritu Divino, siendo Uno con el Todo.
En algunas tradiciones místicas orientales esta función es llamada Samadhi y puede ser alcanzada también mientras el alma se encuentra todavía en el Reino de lo Relativo, con un cuerpo y una mente, aunque en este caso, se trata frecuentemente de una experiencia muy breve.
El alma puede también dejar el cuerpo y la mente para renovarse y recuperar energía. Esto sucede durante el sueño. Finalmente el alma puede fundirse con su Energía Universal deviniendo Uno con el Espíritu Divino por largos períodos. Esto ocurre en el momento de la muerte.

 

La muerte en realidad no existe, es solo el nombre que ustedes dieron a la experiencia en la cual el alma transforma la energía del cuerpo y de la mente reuniéndose con el Absoluto.
Este ciclo se repite sin fin. Después de haber experimentado una vez más la beatitud del Samadhi y el conocimiento de la Unión, el alma resurge del Todo regulando la propia vibración y transformando su energía en un punto específico , lo que definimos como el Continuum Espacio- Temporal.
El último viaje del alma a través de este ciclo infinito de la Divinidad que se experimenta a Si Misma produjo al ser que actualmente definimos como nosotros.

Por qué una vez  de regreso al Todo no permanece allí?
Por qué resurge del Todo para individuarse nuevamente?
Porqué aquello que Es Divino desea experimentar todos los aspectos individuales de la propia Divinidad. Quiere conocerse completamente a nivel de la experiencia y expandirse, recrearse, transformarse en una versión más grande de Si Mismo. Y lo hace entrando en el Reino de lo Relativo en una Forma individual.

Fragmentos extraídos de el libro “Nuevas Revelaciones”  de Neale Donald Wasch

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s