ALINEACIÓN GALÁCTICA (La verdad según Wikipedia)

Image

La Vía Láctea cerca de la constelación de Cisne mostrando el camino de la Gran Grieta (zona casi oscura del brazo de estrellas), que la civilización maya llama Xibalba Be, el ‘camino negro’.

Muchas afirmaciones sobre 2012 son una forma de mayismo, una colección no codificada de creencias de la Nueva Era sobre la sabiduría y la espiritualidad del antiguo pueblo maya. El arqueoastrónomo Anthony Aveni dice que mientras la idea de «equilibrar el cosmos» fue prominente en la literatura del antiguo pueblo maya, y algunas personas del actual pueblo maya afirman esta idea de una era de coexistencia, el fenómeno de 2012 no presenta este mensaje en su forma original. En su lugar, esto es lanzado hacia arriba con doctrinas estadounidenses como los movimientos de la nueva eramilenarismo y la creencia en el conocimiento secreto de los tiempos y lugares distantes. Los temas establecidos hallaron en la literatura de 2012 incluida «desconfianza hacia la cultura occidental dominante», la idea de la evolución espiritual, y la posibilidad de liderar el mundo en la Nueva Era por un ejemplo individual o por un grupo unido de conciencia. La intención general de esta literatura no está advirtiendo de un destino inminente pero «si de fomentar simpatías contra-culturales y, finalmente, un activismo socio-político y “espiritual”». Aveni, quien estudia la Nueva Era y la comunidades SETI, describe la narrativa de 2012 como un producto de una sociedad «desconectada»: «No se puede encontrar respuestas espirituales a las preguntas importantes de la vida dentro de nosotros mismos, nos dirigimos hacia el exterior a las entidades imaginadas que se encuentran muy lejos en el espacio-tiempo o entidades que podría estar en posesión de un conocimiento superior».

En 1975, el final del baktun se convirtió en tema de especulación de varios escritores de la Nueva Era, quienes creyeron que corresponderá para un «cambio de conciencia» global. En su libro Mexico mystique: the coming sixth age of consciousness (‘la mística de México: la próxima sexta era de la conciencia’), Frank Waters asimila la fecha del 24 de diciembre de 2011 de Coe para la astrología y las profecías Hopi, mientras José Argüelles y Terence McKenna (en sus libros The transformative vision y The invisible landscape, respectivamente) discuten el significado del año 2012, pero no específicamente un día. En 1987, el año en que el mantuvo el evento de Convergencia Armónica, Argüelles resuelve en la fecha del 21 de diciembre en su libro The maya factor: path beyond technology (El factor maya: el camino más allá de la tecnología), en que afirmar en que la fecha, la Tierra pasaría a través de un enorme «haz de luz» desde el centro de la Galaxia, y que la alineación maya anticipa el evento.

Alineación galáctica

A mediados de los años noventa, el escritor esotérico John Major Jenkins afirmó que el antiguo pueblo maya tuvo la intención de que el fin de su calendario coincidiera con el solsticio de invierno de 2012. Esta fecha estaría en línea con lo que él denominó la alineación galáctica.

En el sistema solar, las órbitas de los planetas y el Sol comparten aproximadamente el mismo plano, conocido como el plano de la eclíptica. Desde nuestra perspectiva en la Tierra, la eclíptica es la línea en el cielo por donde pasan el Sol y los planetas en todo el año. En el pasado, los astrónomos dividieron en 12 meses esa línea anual, y a cada mes (signo del zodíaco) le pusieron el nombre del dibujo que parecían conformar las estrellas. Cada mes, el Sol ―en su movimiento aparente a través del zodíaco― se encuentra en una de las constelaciones del zodíaco y, a todo del año, el Sol pasa a través cada constelación en su turno. Adicionalmente, con el tiempo, el paso anual del Sol aparece retroceder en sentido contrario al de las agujas del reloj por un grado cada 72 años. Este movimiento, llamado «precesión», es atribuido a un ligero tambaleo en el eje mientras este gira. Como resultado, aproximadamente cada 2.160 años, la constelación visible en la primera mañana del primavera del equinoccio cambia. En la tradición astrológica occidental, esto señala el final de una era astrológica (actualmente la Era de Piscis) y el comienzo de otra (Era de Acuario). En el curso de los 26.000 años, la precesión hizo un circuito completo alrededor de la eclíptica.

Justamente como el equinoccio de primavera en el hemisferio norte está actualmente en la constelación de Piscis, entonces el solsticio de invierno está actualmente en la constelación de Sagitario, que es la constelación zodiacal cruzada por el ecuador galáctico.a año para los últimos 1000 años, el solsticio de invierno, desde la superficie de la Tierra, el Sol y el ecuador galáctico aparece hacia dentro de la alineación, y cada año, la precesión empuja la posición del Sol un poco más a través de banda de la Vía Láctea.

Jenkins sugiere que los mayas basan su calendario en las observaciones de la Gran Grieta, una banda de nubes de polvo oscuro en la Vía Láctea, que ellos lo llaman Xibalba Be, el ‘camino negro’. Jenkins afirma que los mayas fueron conscientes de lugar de intersección de el Camino Negro y entregar esta posición en el cielo un significado especial en su cosmología. De acuerdo con esta doctrina, en el solsticio de invierno de 2012 el Sol se alineará exactamente con su punto de intersección. Jenkins afirma que los mayas clásicos anticipan su conjunción y lo celebran como el presagio de una transición espiritual profunda para la humanidad.

Los defensores de la Nueva Era de la doctrina de la alineación galáctica discuten esto, justamente como la astrología usa las posiciones de las estrellas y los planetas para hacer afirmaciones de eventos futuros, los mayas argumentan sus calendarios con el objetivo de prepararse para eventos mundiales significativos. Jenkins atribuye las ideas de los chamanes del antiguo pueblo maya sobre el centro galáctico. Jenkins también asocia al Xibalba ser con un «árbol mundial», dibujando en estudios de la cosmología maya contemporánea (no antigua).

Los astrónomos argumentan que el ecuador galáctico es una línea enteramente arbitraria, y que nunca puede ser determinado con precisión, porque esto es imposible decir exactamente donde la Vía Láctea comienza o termina. Jenkins afirma que él planteo sus conclusiones acerca de la locación del ecuador galáctico a partir de observaciones encima de los 3.400 m, que es más alto que cualquier asentamiento maya. Además, la alineación de precesión del Sol con cualquier punto simple no es únicamente para un año específico, pero toma lugar sobre un período de 36 años, correspondiendo a su diámetro. Jenkins mismo nota que, incluso entregó su locación determinada para la línea del ecuador galáctico, su convergencia más precisa con el centro del Sol ya ocurrió en 1998.

Allí no hay una evidencia clara que los clásicos mayas fueron consciente de la precesión. Algunos escritores sobre los mayas, como Bárbara McLeod, Michael Grofe, Eva Hunt, Gordon Brotherston y Anthony Aveni han sugerido que algunas fechas santas mayas fueron controlados para ciclos de precesión, pero la opinión de erudito en el tema permanece dividido. Allí está también una pequeña evidencia, arqueológica o histórica, que los mayas ubicaron cualquier evento importante en los solsticios o equinoccios. Es posible que inicialmente los mesoamericanos tuvieron un énfasis en los solsticios que fueron más tarde olvidados, pero esto es también un tema de discusión entre los investigadores. La fecha inicial de la Cuenta Larga no es astronómicamente significante.

Onda de tiempo cero y el «I ching»

 

 

La «onda de tiempo cero» (en inglés: Timewave zero) es una fórmula numerológica que intenta calcular el decaída y el flujo de «lo novedoso», definido como un incremento en en las interconexiones del universo o la complejidad organizada, en el tiempo. De acuerdo a Terence McKenna, quien concibió la idea en los inicios de los años setenta, el Universo tiene un atracción teleológica hacia el fin del tiempo que incrementa interconexiones, finalmente alcanzando una singularidad de complejidad infinita en el 2012, en que cualquier punto y toda cosa imaginable ocurrirá simultáneamente.

McKenna expresa «lo novedoso» en un programa de ordenador, que intenta producir una forma de ámbito conocida como «onda de tiempo cero» o la «onda de tiempo». Basada en la interpretación de McKenna de la secuencia de King Wen del I ching, el gráfico aparece mostrando períodos grandes de lo novedoso correspondiendo con los cambios mayores en la biología humana y la evolución sociocultural. Él cree que los eventos de ocurridos en cualquier tiempo son repetidamente relacionados a los eventos de otros tiempos, y eligen el atentado terrorista atómico en Hiroshimacomo la base para calcular su fecha final en noviembre de 2012. Cuando, más tarde, él descubrió que su fecha estaba cerca del fin del calendario maya, creyó que ambas fechas estaban relacionadas.

La primera edición de The invisible landscape se refiere al 2012 (como año, y no como fecha específica) solo dos veces. Esto fue solamente en 1983, con la publicación de la tabla revisada de Sharer de las correlaciones de fechas en la cuarta edición de The ancient maya de Morley, que cada uno se convenció de que 21 de diciembre de 2012, tendrá un significado importante. McKenna, posteriormente, incluyó esa fecha específica en la segunda edición de The invisible landscape, publicado en 1993.

En Colombia, el gran difusor del fin del mundo en 2012 ha sido Fernando Malkún, quien mantiene un blog y ha dado conferencias en varios países de Latinoamérica promoviendo sus ideas. En 1999 produjo el documental “Los dueños del tiempo. Las siete profecías mayas” difundiendo ideas apocalípticas famosas en ese entonces. Sin embargo, a medida que se acerca la fecha ha cambiado su doctrina, sosteniendo que ha sido «mal interpretado» y que no habrá fin del mundo sino algunos cambios espirituales.

Doctrinas sobre el fin del mundo

Una visión mucho más apocalíptica del año 2012 también se ha propagado en varios medios, describiendo el fin del mundo o de la civilización humana en esa fecha. Esta visión ha sido promulgada

Reversión geomagnética

Artículo principal: Reversión geomagnética.

Otra idea apocalíptica apunta a que el fin del mundo en 2012 vendría por un cambio geomagnético (intercambio de los polos magnéticos norte y sur), que sería generado por una erupción solar enorme «equivalente a 100.000 bombas atómicas».

Está creencia está apoyada por supuestas observaciones que afirman que el campo magnético terrestre está debilitándose, y que podría ocasionar un intercambio en los polos norte y sur.

Los críticos, sin embargo, afirman que este suceso tomará unos 5000 años en completarse, y no comenzará en una fecha particular.

En cualquier caso, no hay ninguna evidencia científica que afirme la probabilidad de que ocurra una reversión geomagnética.

Los campos magnéticos del planeta son causados y regulados por el giro del núcleo interno dentro del núcleo fundido externo, y ese giro no puede ser cambiado por un agente externo al planeta como una erupción solar, por más potente que fuera. Un viento solar inmenso podría causar estragos en los satélites y en los teléfonos celulares.

Con respecto a la erupción solar, NOAA predice que en 2013 ―no 2012― habrá un viento solar máximo, y que será bastante débil, con aparición regular de manchas solares.

David Morrison, de la NASA, atribuye el miedo a una tormenta solar al popular físico Michio Kaku, quien afirmó en una entrevista conFox News que en 2012 habría una gran actividad solar, que arruinaría el equipamiento electrónico de muchos satélites en órbita (no destruiría ningún satélite y definitivamente no se sentirá como una bomba atómica).

Planeta X/Nibiru

A mediados del siglo XX los colombianos Samael Aun Weor y Rabolú afirmaban que en 1999 la Tierra pasaría cerca de un inmenso planeta llamado Hercóbulus. Desde 1995 algunos vendedores de libros nueva era ―que sostenían que podían comunicarse con seres extraterrestres proféticos― afirmaban que en el año 2000 la Tierra colisionaría con un planeta llamado Planeta X o Nibiru: esa creencia ha sido ridiculizada. Los astrónomos sostienen que ya se habría descubierto cualquier objeto (incluso de un tamaño muy inferior al de un planeta) que se hubiera estado acercando a la Tierra y un par de años antes ya sería visible a ojo desnudo en el cielo nocturno.

Invasión extraterrestre

.

A finales de 2009, en foros de ufología comenzaron a circular rumores de que SETI había detectado varias naves del tamaño de ciudades viniendo hacia la Tierra, a menudo citando como evidencia una imagen particular del Digitized Sky Survey.

En diciembre de 2010 apareció un artículo en Examiner.com otra vez citando la fotografía, y declarando que la investigación de alta calificación del SETI nombrado «Craig Kasnov» ha reportado que tres «platillos volantes», cada uno con diez kilómetros de longitud, podrían llegar a la órbita terrestre para diciembre de 2012. Este artículo fue mencionado en numerosos medios de comunicación, incluyendo en la versión en inglés del periódico Pravda. Aunque nadie llamado Craig Kasnov podía ser localizado en el SETI), dicho personaje, de que se decía que coconcibió el proyecto SETI@home con David Gedye, declaró que él jamás hizo el informe.

El astrónomo Phil Plait notó en su blog que la supuesta fotografía del ovni parece más a un pedazo de arenilla o un defecto en la placa fotográfica. También notó que por usar una fórmula de ángulo pequeño, uno podría determinar que, fue el objeto tan grande como se afirma, esto podría ser más cercano a la Tierra que la Luna, haciendo entender que esto ya habría llegado a nuestro planeta.

En enero de 2011, Seth Shostak, astrónomo principal del SETI, emitió una nota de prensa demoliendo las afirmaciones.

Influencia cultural

El fenómeno ha producido cientos de millones de dólares en ventas de libros sensacionalistas, así como decenas de miles de páginas web. «Pregunta a un astrobiólogo», una página web de apoyo de la NASA, ha recibido más de 5000 preguntas del público sobre el tema desde 2007, algunos preguntando si ellos deberían suicidarse, o poner a dormir a sus mascotas. Muchas referencias ficticias contemporáneas al año 2010 refieren al 21 de diciembre como el día de un evento cataclísmico, incluyendo el libro 2009 de superventas El símbolo perdido de Dan Brown.

La película de desastres 2012 fue inspirada por el fenómeno, y una promoción avanzada antes de su lanzamiento incluye una sigilosa campaña de marketing en donde spots televisivos y páginas de un ficticio «Instituto para la Continuidad Humana» llama al pueblo a prepararse para el fin del mundo. Mientras esas promociones no hacían mención de la película en sí, algunos espectadores ignorantes creyeron estar siendo informados por astrónomos reales, lo que les causó pánico.

Aunque la campaña fue criticada, la película se convirtió en una de la más exitosa del año, recaudando cerca de 770 millones de dólares en todo el mundo.

La película Melancolía (2011) de Lars Von Trier incluye un argumento en donde un planeta emerge detrás del Sol para luego dirigirse a una colisión con la Tierra. Al anunciar la compra de su compañía de la película, el director de Magnolia Pictures dijo en un comunicado de prensa: «Mientras el apocalipsis del 2012 está sobre nosotros, estamos preparados a tiempo para una última cena cinéfila».

La canción «2012 (it ain’t the end)» de Jay Sean se refiere también al fenómeno.

 

Fuente: Wikipedia

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s